Sana y Salva – Bitácora de Valen

IMG_1423

CAPITULO II
Safe & Sound – Cúcuta

Nuestro objetivo ha llegado sano y salvo a su misión…No no es cierto, pero después de mucho nerviosismo y preparación Valen al fin llegó a su destino, en una ciudad bastante particular, Cúcuta – Colombia. Le pregunté como fue la llegada y lo primero que menciono fue la calidez de su familia host pero antes de eso hablamos sobre una situación típica de cuando viajamos; su vuelo de Santiago a Bogotá sufrió retraso, pero como buen miembro de AIESEC no dejó que el estrés pudiese mas que ella y al llegar al aeropuerto de Cúcuta horas más tarde, se consiguió con la sorpresa de que su familia de acogida estuvo todo ese tiempo esperando a que llegara.

Es bueno saber que así como nosotros acompañaremos a Valen desde la distancia ella esta en buena compañía también; mientras, vamos a seguirle el paso en sus actividades y las aventuras que su viaje depara. El proyecto que escogió la Vale es de enseñanza, se llama “WE SPEAK” y su principal objetivo es el de dar clases de idiomas a niños pequeños en una escuela local, estos proyectos los pueden encontrar en el portal de oportunidades.

Como llegó hace poco, esta semana estará en proceso de adaptación, familiarizandose con la familia, su entorno, las actividades que va a realizar y por supuesto, todo sobre la ciudad. Cúcuta como dije al principio, es bastante peculiar ya que es una ciudad fronteriza de Colombia con Venezuela, combinando lo  mejor de dos mundos; la diversidad que se vive en Cúcuta es muy amplia pues convergen dos culturas en una misma ciudad y es bastante notorio, en una misma calle conseguirá una combinación de los tradicionales buñuelos colombianos y la clásica arepa venezolana, así como el gentilicio.

¿Existe algo mejor que conseguirnos una variedad amplia y rica en cultura realizando nuestro intercambio? Lo dudo. Estoy segura que Concepción ahora será un sitio que muchos Colombianos y Venezolanos querrán visitar en sus vacaciones.

 

La Bitácora de Vale

alexis-brown-82988Capitulo I

Conociendonos

Valentina Moil es del comité de Concepción; solo nos hemos hablado por whatsapp pero ya tenemos en común varias cosas. Valen es parte de este nuevo viaje del blog el cual he titulado “Bitacora de Vale”, si se preguntan el por que bitacora, pues bien, ella emprendera un voluntariado en el extranjero dentro de poco y queremos que todos ustedes puedan ver paso a paso como será su transición y por supuesto los detalles de la experiencia.

Muchas veces buscamos referencias de tantas cosas, pero se sienten impersonales. La gran mayoría de las anecdotas vistas son solo breves palabras como si de la reseña de un restaurante se tratara, pero  mi misión es que siempre le veamos el lado más humano a las cosas; el programa de Voluntario Global no ha de ser la excepción, la vivencia de salir y explorar el mundo es una de las acciones más mágicas que un ser humano pueda experimentar y que lo complementes con ayuda social, esa mano amiga que todos necesitamos no sólo en comunidades locales si no en nuestra vida…Vaya que es invaluable y claramente no puede ser tratada como una experiencia impersonal.

La bitácora de Vale es un regalo para ávidos lectores que disfrutan de buenas historias, simples, coloridas y honestas así como principalmente es una herramienta de inspiración y consejos hacia aquellos que desean emprender una nueva aventura como es el de hacer un intercambio en el extranjero, una aventura que no se termina nunca, que es una llave a una infinidad de puertas, puertas que sólo TU descubrirás.

Por supuesto no podemos comenzar una historia sin saber quien es la protagonista, como comence al principio, Valen Moil es una jóven del sur de Chile con la cual comparto muchas cosas, no sólo nuestros cortos 21 años, si no la simplicidad, Valentina resume su mayor anhelo en dos simples palabras con las que muchos (y esta servidora) pueden sentirse identificados “Viajar y Leer”, también me comentó que su mayor amor es la familia, dejando claro a muchos que el querer viajar y ser aventurero no tiene nada que ver con ser desapegado a la familia.

Mientras cada una daba su breve monólogo y le contaba que soy de Venezuela, me dijo que tenía una amiga de San Cristobal, una ciudad hacia el oeste de mi país; claramente estamos comenzando con buen pie, aún no ha salido de Chile y puede decir que oficialmente tiene dos amigas venezolanas… Poco a poco los seguiré manteniendo actualizados en esta bitácora.

Si no te atreves, no ganas

photo-1474546652694-a33dd8161d66

No por miedo a fallar, vas a dejar de intentar

Cuando nos hablan de una experencia de intercambio o voluntariado en el extranjero, nos causa un vértigo a pesar de no estar en una gran altura, muchas veces no solo por tomar este tipo de experiencias si no por los miedos que automaticamente creemos que estaremos implicados.  Hay frases muy populares que dan a entender lo que digo “si no te arriesgas, no ganas” “si no te atreves, nunca sabrás si ganaste o perdiste”

 No soy fanática de este tipo de frases pero les doy la razón, así que en este post no te voy a decir que te lances de un rascacielos o manejes una motocicleta con vendas en los ojos, pero si te voy a ayudar a despejar un poco tu mente. A veces sin querer, cuando en este caso, tomamos la decision de irnos a un voluntariado se cruzan muchas preguntaspor nuestra mente pero la mayoría de ellas están influenciadas por el miedo, miedo a lo desconocido, miedo a ¿que pasa si…?

Amig@ lector, todos estamos propensos a que algo nos pase en la vida, pero no por ello vamos a dejar de vivir. Una vez alguien me dijo que lo mejor que podía hacer era irme por el camino más seguro, que no me arriesgara tanto, que mantuviese todo normal… Patrañas, tonterías; no se trata de no velar por tu vida ni echar todo por la borda, pero ¿como vas a saber que te gusta y que no? ¡si no te atreves a hacer las cosas diferentes!

Si no te atreves a hacer algo diferente, si no te atreves a en verdad salir un rato de tu zona de confort, seguir tu pasión o aún mejor, encontrar aquello que te apasiona verdaderamente; esos miedos te van a consumir. El pánico nos paraliza, como una historia de suspenso en donde no tienes idea de que pueda pasar en el siguiente capítulo pero a veces está bien no saber que pasa en el siguiente capitulo.

Verás, tener planes es fabuloso, tener un objetivo es primordial pero el camino que nos lleva a ello no siempre es uno y no siempre es el mismo, la vida de a rato nos mueve de sitio y está en nosotros continuar hasta donde queremos llegar a pesar de que no sea el camino que teniamos en mente. Creéme nada malo va a pasar por salirte un poco de lo que conoces, puedes leer más sobre ello en estos post anteriores y sabrás mejor por que lo digo.

Asi que ¡Atrévete! Diferenciate por y para ti, descubre un nuevo mundo porque vas a terminar descubriendo un universo entero de posibilidades dentro de ti. Que el miedo no sea una excusa, utilizalo como gasolina, entre más suspenso mejor será la trama.

 

Estar abiertos a recibir

ben-white-131245“Bendecidos aquellos que pueden dar sin recordar y recibir sin olvidar”

Cuando tenemos una experiencia en el extranjero pensamos mucho en el punto de vista de la persona que realiza el voluntariado, como es el shock cultural, como sobrelleva las situaciones en un ambiente totalmente diferente; pero se nos olvida la otra parte de la historia, el receptor.  No todo el jugo de la situación esta en irnos, también recibir a alguien es una experiencia a contar, comencemos esta semana familiar contándoles parte de mi historia…

Mis dos experiencias cercanas con intercambistas fueron ambas en Venezuela, una hace más de 6 años y otra hace un año; aquí va:

Cuando tenía quince años llego una  niña extremadamente rubia a mi colegio, que no hablaba absolutamente nada de español y estaba hecha un manojo de nervios, su nombre es Sarah y actualmente es una de las personas mas extrovertidas y aventureras que conozco, teniendo el privilegio de decir que es una de mis grandes amigas. Saritah viene de Alemania y su primer intercambio fue en el rincón más pintoresco de Venezuela que es mi ciudad Barquisimeto.

Pasamos un año increíble, donde no solo causó impacto en la vida de muchas personas (incluyéndome) si no que en ella creció un amor enorme por mi país y todo lo que lo componía, haciendo que de una u otra manera creciera en nosotros, quienes la rodeábamos, mayor interés en  saber que era aquello que exactamente le gustaba tanto de nuestro país y por que sentía tanto cariño… Eso es una parte de lo que hacen los intercambios en nuestra vida, nos hacen reflexionar sobre quienes somos y valorar en donde estamos, sin importar en que parte del globo terráqueo estés, ver la felicidad y el cariño que hablan de las personas con quienes creciste  y la ciudad donde naciste no tiene precio.

Por otro lado también despertó una curiosidad insaciable en mí y allí comenzó mi travesía en el mundo de las diversas culturas, lenguajes y viajes, oh los viajes, mis tesoros más preciosos. Pues bien, regresemos al tema; Sarah sigue siendo mi amiga hasta la actualidad y el cariño que ella desarrollo por mi país yo lo desarrollé por el de ella, encontrando personas maravillosas en el camino y oportunidades únicas. Ese fue nuestro regalo, sensaciones increíbles, recuerdos inolvidables, experiencias de crecimiento y amistades inquebrantables.

Mi otra experiencia cercana fue con mi amada amiga Ana Paula, de Brazil. Después de un largo camino de adolescencia Pauli y yo no encontramos en una escuela de idiomas, yo enseñaba inglés y ella portugués, naturalmente. Nuestra amistad comenzó cuando enseñándole español le explicaba  la diferencia entre “esta y está”  y luego a conversar sobre la vida sin faltar por supuesto el amor, ambas sufríamos de un diagnóstico de corazón medio roto…¡Un tema que une a cualquiera!

Nuestra amistad creció como la levadura, le enseñé en medida que pude todo sobre mi cultura y ella de igual forma me contaba sobre Brazil; pasábamos nuestros almuerzos juntas y le recomendaba semanalmente comidas y sitios que visitar. Ani Pau es una de las personas a las que tanto cariño les guardo, hablamos cuando nuestros horarios se adecuan pero se que la querencia es la misma.

Estas dos amigas aunque no tengan nada en común, a excepción de esta servidora, han causado un impacto diferente en muchas personas, les crearon consciencia de nuevas culturas, crearon inspiración incluso motivación de dar el siguiente paso que necesitaban para arriesgarse a tomar una aventura, crearon una nueva pasión, una nueva dirección, sin querer… El recibir también es una experiencia, si decides tomar un voluntariado recuerda también el legado que de alguna manera dejarás.

La historia nunca termina cuando regresas, es cuando apenas comienza; mi historia recibiendo no termina aún, varios chilenos han dejado un gran impacto en mi vida también, supongo que estoy destinada a llenar mi celular de códigos extranjeros y anécdotas a retratar…

 

¿Por que viajar nos hace crecer?

por que es importate viajar

“To Wander, To See the World…”

Viajar es un milagro eterno y una experiencia que casi de manera obligatoria nos hará crecer. Como extranjera en estas tierras puedo dar fé de las maravillas encontradas al llegar a un nuevo lugar y como consigues un nuevo hogar en una nueva dirección postal.

Nuestro programa Voluntario Global está diseñado para sacarle el jugo a nuestro potencial a través de los intercambios al extranjero. El mundo más ahora que nunca, necesita aportes positivos. Todos absolutamente, todos, tenemos habilidades; unas más diferentes a otras pues siempre se basa en nuestros gustos y a veces a pesar de que somos buenos en algo, nos preguntamos “pero ¿como yo puedo hacerle un aporte al mundo? Si no soy un gran pensador ni filosofo, si no soy científico o empresario” pues ¡nada de eso hace falta!

Una vez Gandhi dijo y parafraseo; puede que hagas algo insignificante pero es importante que lo hagas. Siempre me baso en esta frase porque es la realidad, con cada pequeña acción es cuando logramos grandes cambios. Espero que estas palabras, este aporte, te de resultados a ti. Y te digo, con querer hacer el cambio es suficiente, salir de la zona comoda o zona peligro como le llamo, es lo que nos hace crecer. Atrevernos a tomar nuevos desafíos son las acciones que nos ayudan a escalar a nivel personal; y pues que mejor manera de salir de tu confort zone que viajando!

El despejar tu mente, conocer nuevas personas, conocer nuevas culturas y esa sensación de aventura son incomparables y automáticamente hacen que cambiemos de pensamientos, si cambia tu pensar cambia tu manera de actuar. Viajar nos hace crecer por todo lo que te he explicado anteriormente y porque tomas responsabilidad de tu acciones, en un voluntariado cada acción que tomas es para otras personas, suena bonito ¿no? Tomar decisiones y acciones para el bien de otros.

Date la oportunidad de crecer, permitete vivir nuevas experiencias rodeado de cosas que te gusten, trabajando por causas que te importan y demostrandote que eres capaz de lograr cosas marvillosas, que no tenemos que ser multimillonarios o genios eruditos para lograr un cambio en otras personas. Dale la oportunidad a tu juventud de vivir, date la oportunidad de dar y de recibir cosas maravillosas.

Crece a través de aventuras, aprende un nuevo idioma, encariñate con personas de otro lugar, se parte del cambio en un rincón del mundo y descubre la gastronomía, tal vez consigas una nueva comida favorita. Encárgate de soñarlo porque AIESEC lo puede hacer realidad por ti.