joy-2910687_960_720

Estar abiertos a recibir

ben-white-131245“Bendecidos aquellos que pueden dar sin recordar y recibir sin olvidar”

Cuando tenemos una experiencia en el extranjero pensamos mucho en el punto de vista de la persona que realiza el voluntariado, como es el shock cultural, como sobrelleva las situaciones en un ambiente totalmente diferente; pero se nos olvida la otra parte de la historia, el receptor.  No todo el jugo de la situación esta en irnos, también recibir a alguien es una experiencia a contar, comencemos esta semana familiar contándoles parte de mi historia…

Mis dos experiencias cercanas con intercambistas fueron ambas en Venezuela, una hace más de 6 años y otra hace un año; aquí va:

Cuando tenía quince años llego una  niña extremadamente rubia a mi colegio, que no hablaba absolutamente nada de español y estaba hecha un manojo de nervios, su nombre es Sarah y actualmente es una de las personas mas extrovertidas y aventureras que conozco, teniendo el privilegio de decir que es una de mis grandes amigas. Saritah viene de Alemania y su primer intercambio fue en el rincón más pintoresco de Venezuela que es mi ciudad Barquisimeto.

Pasamos un año increíble, donde no solo causó impacto en la vida de muchas personas (incluyéndome) si no que en ella creció un amor enorme por mi país y todo lo que lo componía, haciendo que de una u otra manera creciera en nosotros, quienes la rodeábamos, mayor interés en  saber que era aquello que exactamente le gustaba tanto de nuestro país y por que sentía tanto cariño… Eso es una parte de lo que hacen los intercambios en nuestra vida, nos hacen reflexionar sobre quienes somos y valorar en donde estamos, sin importar en que parte del globo terráqueo estés, ver la felicidad y el cariño que hablan de las personas con quienes creciste  y la ciudad donde naciste no tiene precio.

Por otro lado también despertó una curiosidad insaciable en mí y allí comenzó mi travesía en el mundo de las diversas culturas, lenguajes y viajes, oh los viajes, mis tesoros más preciosos. Pues bien, regresemos al tema; Sarah sigue siendo mi amiga hasta la actualidad y el cariño que ella desarrollo por mi país yo lo desarrollé por el de ella, encontrando personas maravillosas en el camino y oportunidades únicas. Ese fue nuestro regalo, sensaciones increíbles, recuerdos inolvidables, experiencias de crecimiento y amistades inquebrantables.

Mi otra experiencia cercana fue con mi amada amiga Ana Paula, de Brazil. Después de un largo camino de adolescencia Pauli y yo no encontramos en una escuela de idiomas, yo enseñaba inglés y ella portugués, naturalmente. Nuestra amistad comenzó cuando enseñándole español le explicaba  la diferencia entre “esta y está”  y luego a conversar sobre la vida sin faltar por supuesto el amor, ambas sufríamos de un diagnóstico de corazón medio roto…¡Un tema que une a cualquiera!

Nuestra amistad creció como la levadura, le enseñé en medida que pude todo sobre mi cultura y ella de igual forma me contaba sobre Brazil; pasábamos nuestros almuerzos juntas y le recomendaba semanalmente comidas y sitios que visitar. Ani Pau es una de las personas a las que tanto cariño les guardo, hablamos cuando nuestros horarios se adecuan pero se que la querencia es la misma.

Estas dos amigas aunque no tengan nada en común, a excepción de esta servidora, han causado un impacto diferente en muchas personas, les crearon consciencia de nuevas culturas, crearon inspiración incluso motivación de dar el siguiente paso que necesitaban para arriesgarse a tomar una aventura, crearon una nueva pasión, una nueva dirección, sin querer… El recibir también es una experiencia, si decides tomar un voluntariado recuerda también el legado que de alguna manera dejarás.

La historia nunca termina cuando regresas, es cuando apenas comienza; mi historia recibiendo no termina aún, varios chilenos han dejado un gran impacto en mi vida también, supongo que estoy destinada a llenar mi celular de códigos extranjeros y anécdotas a retratar…

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *